COLAS

Cola-socialista

¡Oh madrugada!
¡Inclemente madrugada!
Me levanto nuevamente ante tí
Con mis ojos legañosos
Mi cuerpo entumecido
Lerdo
Con ganas de abandonarte y rendirme al mar de hilos entrecruzados
Océanos de sábanas añoradas
Pido a Dios que no sea así
Suplico fuerzas
Y lo hago
A golpe de tres me levanto a las tres
Estiro cada articulación que se resiste
Levanto mi rostro con decidida dignidad de noctámbulo
O mejor dicho, de famélico trasnochado
Me visto sin mucha pinta
Ni veo el espejo
Un pedazo de pan en mi bolsillo
Los reales en el otro
¡Espero que alcance por Dios!
Con cuidado quito los pasadores
La puerta rechina
Es como quejido de protesta
Camino viendo a todos lados
Los callejones se alargan interminables
Como caminar dentro de un rectángulo grisáceo
De oscuras paredes
De paredes infectadas por efluvios
De pronto celajes se mimetizan en la negrura
Jinetes bizarros sobre caballos metálicos cruzan la calle
Tiemblo
Pienso dónde esconderme
De los borrachos, no me preocupo
De las prostis tampoco
Menos de los jíbaros que reparten su veneno
Aunque me han dicho que soplan a malhechores
Dan la ubicación de los incautos
Incautos como tú, como yo
De pronto otra vez los jinetes
Parece el Apocalipsis
Demonios surgidos del mismo infierno me persiguen
Corro con todas mis fuerzas hasta el gran gusano
Y por un tris, me salvo
Me siento resoplando con profuso sudor
El pitido cierra las puertas
La gente me mira intrigada
Yo no digo nada, solo cierro los ojos
Pienso en la cola que haré
El sacrificio de largas horas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s